EL CUENTO DE LOS COJONES

Érase una vez un padre. Uno cualquiera. De esos pertenecientes a la generación del progreso, del avance tecnológico, de los derechos y logros, de igualdades y buenas maneras. Esa que, en menos que canta un gallo, ha esquilmado el planeta. Esa que todo lo arrasa y extingue pero no de cualquier manera, no señor. Arrasa y extingue con elegancia y distinción, no como una caterva de bárbaros embrutecidos, de eso nada. Nobles intenciones, académicas enseñanzas y principales propósitos justifican su inexplicable conducta.
Este padre, todo él amor y buenas intenciones, regalaba de cuándo en vez los oídos de sus amados hijos con el cuento de los cojones.
El cuento como tal, no es gran cosa. Un detenido estudio de su argumento y estructura nos revela, sin dejar lugar a dudas, que se trata de una triste y peregrina historia. Una patraña repetida mil veces hasta aturdir las tiernas cabezas de quienes la escuchan. Incluso como cuento es difícil de creer, pues es costumbre generalizada añadir aquí y allá improvisando sobre la marcha lo que a cada cual le parece conveniente, o favorece a sus intereses. Quiere esto decir que estamos ante un auténtico tostón del que corren por el mundo cientos de versiones, de corta y larga duración. Versiones para todo tipo de oyentes. Para superdotados, para lelos, para nenes, para nenas, para descarriados, para todos hay una bonita versión del cuento de los cojones y un voluntario dispuesto a largarla . Una frase, dos palabras, son a menudo el principio de la letanía. Siempre las mismas. HAZME CASO. Esta especie de consejo, que no es tal consejo si no una orden en toda regla, es la respuesta que recibe el infante preguntón y desencantado.
ÉRASE UNA VEZ tú hazme caso, estudia para llegar a ser una persona de provecho. Dicho así, hasta positiva parece tal afirmación, y saliendo por entre los labios del que es tu padre, sólo por verdad puede tomarse. Porque dice persona de provecho, no persona aprovechada. La cuestión es si el no estudiar te imposibilita para ser persona de provecho, porque en la mayoría de los casos, el que esto dice, no pasó de aprender a leer, escribir y poco más, con lo cual podemos deducir que no es persona de provecho, pero cualquiera se lo dice.
Cuándo el infante, aún inmaduro, recibe este consejo, es porque el padre ha detectado en su retoño actitudes, comportamientos, o palabras que hacen peligrar la estabilidad y armonía del núcleo familiar.
¿Cómo puede ser que un muchacho tierno y bobalicón, se desencante así, por su cuenta y riesgo, del sistema educativo? ¿A qué se debe que alimente en su interior la sospecha, infundada por supuesto, de que tanto estudio, tanta educación, tanta norma y tanta pedagogía, no son lo que parecen? ¿Podría ser que aún sea pronto para que se noten los efectos de la parafernalia didáctica, mediática y propagandística con que esta sociedad del bienestar bombardea a todo nacido bajo su tiempo?
ÉRASE UNA VEZ hazme caso, ¿Tú qué quieres, pasarte la vida trabajando como un negro?
¿Quiere esto decir que las personas de provecho no tienen que trabajar y que los negros no son personas de provecho?
Sin embargo, no es esto lo que enseñan en la escuela. La gente estudiada, las personas de provecho, se pasan la vida trabajando duramente en beneficio de toda la humanidad. Y la humanidad está compuesta por un sin fin de pueblos, de individuos de distintos colores. Y todos somos iguales, todos trabajamos en un mismo proyecto para caminar en pos del progreso y el bienestar. Y este trabajo nos dignifica. Y aquí alguien miente más que habla.
Si todas las maravillosas personas que, siguiendo el consejo de papá, estudian sin descanso hasta los treinta años son personas de provecho con tan nobles principios, ¿cómo puede ir esto tan rematadamente mal? ¿Dónde se meten una vez alcanzado el provecho? Y, ¿cómo un guaje puede hacer semejantes preguntas? A veces es necesario acompañar el relato con algún que otro bofetón preventivo y ejemplarizante.
ÉRASE UNA VEZ, hazme caso, el sistema educativo te proporcionará educación, cultura y buenos modales.
¿Dónde, si no, han conseguido nuestros gobernantes y principales tan alto grado de provecho y esa exquisita educación para decir mentiras sin descanso con una hermosa sonrisa, para decidir sobre vidas y destinos sin inmutarse siquiera, para diferenciar, sin la más mínima duda, lo que es correcto y lo que no, quién vive con la ley y quién contra la ley, quién ha de sentarse en un trono y quien en una silla eléctrica, lo que está permitido y lo que no lo está, lo que es justo y lo que no lo es? ¿Dónde? Y todo esto con buenos modales y esa pseudocultura patrocinada y dirigida tan lucrativa que gastan. Son personas cultas, rectas y de provecho. Porque se han cultivado, han cursado estudios superiores y han podido así vencer y elevarse sobre la ignorancia y el embrutecimiento. Toda esta cultura, educación y buen talante, es lo que les permite dormir a pierna suelta y dar esas conferencias y lecciones sobre la honradez de otros, los deberes de otros, las obligaciones de otros y la responsabilidad de otros, olvidándose, sin rubor ni vergüenza, de la propia. Son gente preparada (según la tele), gente culta (a mí se me escapa la risa, perdón) gente admirable con aspecto de serlo, cosa más que importante para los millones de ojos con conjuntivitis que los miran y admiran. Ser como ellos ha de ser nuestra meta y objetivo. Sobre todo porque ninguno de ellos sufre para llegar a fin de mes, porque todos ellos tienen más de lo que necesitan, porque todos ellos se lo merecen (la risa otra vez). Así es que ya estamos olvidando esa estúpida idea de abandonar la universidad para labrarnos un futuro a base de trabajo honrado. No seamos trogloditas. Eso no puede ser y además es imposible. Eso es cosa de ilusos soñadores.
Según el cuento de los cojones que este padre amoroso nos relata, estudiar sería garantía de éxito, sería asegurarse un futuro de satisfacción personal y economía saneada. De que esto es mentira cochina, son testigos miles de universitarios vagando cabizbajos y arrastrando sus zapatos, de ventanilla en ventanilla, buscando un clavo al que agarrarse y que nada han conseguido a pesar de sus esfuerzos. Cursar estudios y tragarse toda esa fritanga cultural que nos ofrece el sistema solo garantiza una exquisita educación para aceptar, con respetuosa sonrisa, un sótano lleno de cadáveres.
ÉRASE UNA VEZ, hazme caso, respeta a los mayores que te cruzo la cara.
Respeto y amor para nuestros mayores, mucho amor para ellos, los entrañables ancianitos, dice el cuento de los cojones. ¿Qué es, que solo las personas maravillosas llegan a viejas? A lo mejor los cabrones se mueren todos sin cumplir los cincuenta. Si no es así, ¿por qué se ha de amar a quien jamás amó ni respetó a nadie que no fuera él mismo? ¿Algún judío podría amar y respetar a Adolfo Hitler, si no hubiera muerto, sólo por ser un arrugado centenario ansioso de amor? Tal vez puedas pasarte toda una vida haciendo perrerías, seas o no persona de provecho y, luego, cuándo la edad aumente y tu energía disminuya, pedir y exigir ese amor y respeto que como entrañable anciano no se te puede negar.
ÉRASE UNA VEZ, hazme caso. Honestidad, honradez y trabajo duro.
De estas nobles cualidades surge sin remedio la persona cabal que se viste por los pies, respetable y digna de admiración. Practicar las dos primeras nos exime de la tercera, pues ningún trabajo hay en este mundo más duro que éste. Sin embargo, el cuento de los cojones, no advierte al aprendiz que estas nobles cualidades no han de llevarse hasta las últimas consecuencias, no señor. Han de practicarse en su justa medida, con moderación y mano izquierda para no convertirse en un quijote grotesco y fuera de lugar. En un anti sistema, anarquista y destructor. Estas nobles cualidades se practican, pero no se exigen a quien las predica. Gran trabajo es ya el predicarlas sin descanso, dejemos el cumplimiento para otros, repartamos las faenas para que la convivencia resulte así más llevadera.
Seguramente algún infante, incapaz de discernir lo que es cuento de lo que es enseñanza, intentará toda su vida poner en práctica, al pie de la letra, lo que el cuento dice, llevarlo hasta las últimas consecuencias. Si se empeña, conseguirá dar con sus huesos en alguna institución benéfica o penitenciaria, como los que nunca oyeron el cuento, o lo oyeron y no lo creyeron. Como la gente que solo intenta medrar y beneficiarse descaradamente, ajenos a lo que el cuento enseña, sin respeto por las apariencias. Bandoleros a cara descubierta, algo que no se puede consentir. Para evitarlo, en el cuento de los cojones se nos repite sin cesar:
ÉRASE UNA VEZ, hazme caso, que las apariencias engañan. Empezando por las del cuento que más parece una Biblia casera, llena de claves y códigos sin los cuales resulta imposible su interpretación.
A pesar de engañar, las apariencias son importantísimas y llegan a convertirse en una meta en sí mismas. Miles de vidas se consagran en cuerpo y alma al preciado arte de aparentar, convirtiendo este mundo en una espesa jungla en la que resulta imposible diferenciar la apariencia de la realidad. Aquellos lectores inteligentes y avispados que saben leer entre líneas, yo no soy uno de ellos, aseguran que hay una segunda lectura del cuento en la que queda meridianamente claro su auténtico mensaje. Triunfa como sea, a costa de lo que sea y sin reparar en medios, trepa y trepa y encarámate a la cumbre, no te detengas, no mires atrás, no te apiades, acapara, crece, expándete y revienta de éxito, dinero y poder, pero que no lo parezca. Guarda las apariencias, cabrón. Nada hay en este mundo más abominable que un triunfador sin escrúpulos a la vista de todos. El triunfador, el poderoso, el ídolo, se hace entrañable y querido con ese suave y humano toque de solidaridad, con esa generosidad altruista que además desgrava, con esas indecentes fotos entre niños famélicos mientras se los comen las moscas. Les encanta implicarse, comprometerse con el apasionante mundo de la limosna creando maravillosas e intachables “fundaciones”. ¿Será también para aparentar?
ÉRASE UNA VEZ, hazme caso, obedece a tus mayores, escucha sus consejos y aprende de su experiencia
Así podrás seguir, eternamente, cometiendo sus mismos errores.
¿Experiencia? ¿Qué es eso?
Según el diccionario enciclopédico de la Real Academia de la Lengua, experiencia es el conjunto de conocimientos que se adquieren con la práctica.
En ningún sitio pone que se adquiera la experiencia porque te repita tu padre una cosa dos millones de veces. ¿Qué experiencia puede tener un padre si no ha aprendido esto? Cuándo de oficios hablamos, la experiencia se adquiere con la práctica y esta nos da conocimientos que otros pueden aprovechar. Cuándo de la vida hablamos, la experiencia es personal e intransferible y de nada sirve a otro la propia. Es entonces la experiencia una bonita palabra que no sirve para nada. ¿Quién puede prevenirme, aconsejarme para evitar el fracaso? ¿Un triunfador? Si es un triunfador tengo pocas probabilidades de que reparta conmigo sus vastos conocimientos. ¿Un fracasado? ¿Pero qué me va a decir a mí de la vida y sus misterios un desgraciado, un pobre fracasado? Y como el cuento se repite eternamente, te voy a dar aquí un consejo fruto de mi experiencia. Aprende a vivir sin ella, ya te llegará, tú tranquilo, te llegará tarde, como siempre, pero te llegará y entonces ya podrás repartirla a tus anchas y aburrir a las ovejas con la voz de la experiencia. Podrás reunir a tus hijos y largarles sin compasión el cuento de los cojones.
ÉRASE UNA VEZ, hazme caso, cuidado a quién te arrimas. Ojito con las compañías, que te pueden echar a perder. Esos amiguitos que tienes… no son trigo limpio.
¿Es posible que mis amiguitos no tengan un padre que les cuente el cuento de los cojones? Pobrecillos, solos y desamparados en esta jungla. No te lo creas. Seguramente su padre les cuente lo mismo que el tuyo y entonces el que no es trigo limpio eres tú. Los malos siempre están de puertas afuera, siempre dispuestos a corromperte, incansables, maquinando sin tregua, invitándote a practicar conductas y hábitos deleznables, entregados en cuerpo y alma al servicio de su señor, Satán. Justo, justo, como haces tú según su padre.
ÉRASE UNA VEZ, hazme caso, lucha por un mundo mejor, donde como individuo has de participar y comprometerte; un mundo solidario en el que tu labor es importante.
El mundo se estremece, se le revuelven las tripas a la opinión pública. Guerras, muerte y carnicerías, miseria, pobreza, enfermedades, abandono. Tenemos de todo pero no es esto lo que revuelve nuestras tripas. Nuestras tripas se revuelven todas a la vez. ¿Cuándo? Cuándo nos lo permiten. Cuando nos lo mandan desde los medios. Como deporte. Hay mil tragedias sobre el planeta. Se escoge una, no sabemos muy bien quien lo hace, y la maquinaria se pone en marcha. La calle es un clamor y todas las gentes de bien corren a manifestarse contra semejante barbaridad. Como las ovejas, arrastramos nuestros pies por las calles de medio mundo con pancartas y chapitas que lucimos orgullosos, con esa cara de sentirnos capaces de cambiar esta injusticia. Si queremos podemos. Si nos unimos todos los gilipollas del mundo pararemos esta tragedia. Adelante únete a nosotros, no te quedes en casa, ponte una pegatina y sal a lucir esa cara de macaco que pones en las grandes ocasiones. Es increíble lo que podemos conseguir unos cuántos miles de moscas cojoneras adecuadamente organizadas. Eso sí, vamos a parar esta tragedia, pero solo esta, la que está de moda. Tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones y no meternos en empresas que puedan poner en peligro la tranquilidad de nuestra sobremesa. ¿Te imaginas que desasosiego reinaría en las sobremesas si nos negáramos a soltar un solo penique para nada hasta que los niños del mundo jueguen con la tripa llena? ¿Te imaginas que desasosiego reinaría en las sobremesas si pobres y menos pobres practicáramos sólo unos días la desobediencia monetaria para con el dios banca hasta que deje de lanzar familias a dormir al raso? ¿Te imaginas que desasosiego reinaría en las sobremesas de algunos? ¿Excesivo verdad? Bien, sigamos con el cuento, pero no me den la matraca con esa ración de solidaridad magníficamente calculada y esos estupendos argumentos que otros piensan para mí. Nada de luchar a muerte por los desheredados. Así es como el cuento nos quiere.
ÉRASE UNA VEZ un planeta maravilloso, una fuente de recursos que hemos de conservar, colaborando todos para conseguir un desarrollo sostenible.
Y son los primeros en colaborar, con inversiones y medidas medioambientales, con nuevas y renovables energías, aquellas empresas monstruosas que la producen y suministran. Y también, cómo no, aquellos bancos que las cobran, siempre incentivando inversiones en investigación y desarrollo, para hacer mejor y más cómoda la existencia de aquellos que pagamos. Porque son para ti como padres amorosos, siempre velando por tu bienestar y provecho. El mero hecho de que ciertas entidades o personas pronuncien las palabras, “desarrollo sostenible“, pone los pelos de punta. La palabra desarrollo tal y como hoy la entendemos, resulta del todo incompatible con la palabra sostenible. Por eso hemos cambiado también el concepto de sostenible. Sostenible es ahora algo que a duras penas se sostenga una generación. El que venga detrás… (o sea, tus hijos), ni pensarlo quiero.
Producimos cantidades descomunales de residuos de todas clases y colores, derrochamos recursos a velocidad de vértigo y todos colaboramos cada día, en el mundo desarrollado claro, con nuestra individual dosis de contaminación. Eso sí, todo perfectamente organizado, medido y legal. Y siendo legal, no hay problema. El planeta, la naturaleza, el universo entero sabe que lo que es legal a los ojos del ser humano, eso es lo correcto. Acabaremos con bosques, ríos y mares, pero no pasará nada, no preocuparse, ha sido de forma legal, con el consejo y patrocinio de aquellas personas de provecho que, cursando los estudios que el cuento de los cojones recomienda, lograron la formación y el derecho a destruir, con desarrollo sostenible, el planeta en que vivimos los palurdos que no nos tragamos el cuento. Todos tranquilos, sentados en nuestro potente vehículo turbo diesel, TOP LINE, o FULL EQUIP, o NO VA MÁS. Con todo tipo de adelantos y comodidades. Fabricado con las más modernas tecnologías y materiales. Aleaciones, gomas, plásticos, maderas, cristales, resinas, siliconas y otras que no sé ni nombrar. Grande, cómodo, con una estupenda motorización de bajo consumo y sobre todo una mínima emisión de gases contaminantes a la atmósfera. Aquí sentados, rodeados de PVC por todas partes, con ese aire acondicionado que nos permite mantener una temperatura óptima para pensar con claridad, aún cuándo en el planeta se derritieran los polos, eso no afectaría al habitáculo de la máquina. Y así, pensando con claridad, es como nos congratulamos de nuestro progreso, de concebir artefactos tan avanzados e inofensivos a la vez, que nos permiten alejarnos del contaminante ajetreo urbano y adentrarnos en la pura naturaleza, disfrutar de aquello que tanto nos satisface, percibir la vida sobre nuestras cabezas mientras refrescamos el gaznate con una cervecita en envase no retornable y sentir que nos inunda un individual orgullo por participar activamente para mantener un desarrollo sostenible.
Abajo, en el valle, un paisano de los de boina y alpargata, acarrea con su borrico un bonito feje de leña sujeto con una cuerda vieja y mil veces usada. Pobrecito, ¡qué vida! Un hombre de otros tiempos que no ha podido o sabido progresar. Un insolidario que se ha apartado del mundo, que no colabora, no participa, no se manifiesta. Un egoísta insolidario, ajeno a tantos problemas que nos atañen a todos.
¿Es que nadie va a contarle el cuento de los cojones?
Haya salud y suerte

Un pensamiento en “EL CUENTO DE LOS COJONES

Los comentarios están cerrados.