NAVIDAD, Y VAN CINCUENTA

Si yo fuera Papá Noel, que no lo soy, no me pondría esa horterada de traje ni un minuto. Además me afeitaría la barba, que no es cosa higiénica, que vengan los niños en fila a besar esa pelambrera, dejando en ella sus babitas y recogiendo las del anterior, durante horas y horas. Tampoco me gusta el trineo, no señor, lo veo algo fresquito para este tiempo, demasiado descapotable para andar de ronda a esas horas que anda repartiendo regalos. Y los renos no los quiero, son demasiados, tendría que pasarme todo el día recogiendo mierdas con una pala. Y anda siempre solo, un señor vestido así y solito en las madrugadas, a mí no me convence.
Yo me iría con los Reyes Magos. De hecho, no sé si no me iré este año cuando pasen por mi pueblo y que ellos me regalen donde les parezca. Por si acaso me largo y no volvemos a vernos, FELIZ NAVIDAD Y HAYA SALUD Y SUERTE.

2 pensamientos en “NAVIDAD, Y VAN CINCUENTA

  1. Así me gusta, renegando del producto externo y apostando por lo de casa. Los niños a lo mejor te mandan al patíbulo porque ¿te has dado cuenta? les quitas un día de regalos y a ellos todos les viene bien
    Atento con los Reyes no vaya a ser que te regalen al Papa Noel y éste por despecho se tome la revancha contigo
    Bienvenido de nuevo

  2. Pues claro que si, cada uno con lo suyo. A mis niños les regala el Olentzero, un carbonero que vivía en el monte, pero no reniegan de los Reyes( les viene bien ).
    Da igual, Papá Noél, Reyes Magos,…Ante todo, Feliz Navidad y sobre todo Feliz Vida también para ti.

Los comentarios están cerrados.