¡QUÉ BÁRBARO!

¡QUÉ BÁRBARO¡
Son marines americanos. ¡Jo! Qué bárbaro. Están en Haití, lo vi en la tele. Estaban allí, haciendo amigos entre la población de la isla. Dándoles una manta de palos porque querían coger comida, de la que se les pudre en el aeropuerto. Actos de pillaje dicen en la tele. Vándalos les llama la presentadora. Mi abuela los ve cobrar y les llama pobrecicos.
El de la porra es un marine. Un muchachote grande, americano e ignorante. Los marines no distinguen bien, solo obedecen. No distinguen una guerra de un cumpleaños, ni un enemigo de un pobre desgraciado Para ellos solidaridad es dar y dar, pero no les importa el qué. Ellos escuchan a su superior que dice: -A dar palos, que nos quitan la comida. Y ya puedes ponerte como quieras, que los palos te los dan. Pero, ¿no habían venido a ayudar? ¿Por qué unos muchachotes jóvenes y sanos, dan palos a diestro y siniestro a esos pobrecicos que llevan cinco días sin comer?
1-Porque las órdenes no se cuestionan.
2-Porque tienen el cerebro del tamaño de un garbanzo.
3-Porque han sido sometidos a un especial entrenamiento para poder estar especialmente entrenados.
Ya sé, esto es demasiado simple para nosotros, falta argumento en la frase, pero metida en un garbanzo es, prácticamente, una biblia. Y además a un marine no se le rechista, porque si tiene que repetir dos veces la frase esa de, especial entrenamiento para estar especialmente entrenado después de un especial entrenamiento, el garbanzo le entra en un bucle y, para salir de él, siempre acaba dándote de palos. -Pa pensar ya están los superiores.
Yo lo he visto en los telefilms americanos. Se arrastran por entre el lodo, lloviendo a mares, trepan, saltan, reptan, suben muros infranqueables, brincan como demonios entre neumáticos viejos(digo yo que serán viejos), son capaces de hacer un arma letal con un silbato y un chicle, no cogen catarro ni se les enfrían los pies, resisten más de tres minutos debajo del agua, si es con bombona mucho más, bueno, si es de butano no, pueden aguantar sin comer y bebiendo su propia orina, o la tuya, no sé cuantos días, muchos más que estos de Haití, si entra un marine con una escopeta de plástico y tapón de corcho en una habitación, da igual que dentro estés con otros quince armados hasta los dientes con metralletas y misiles tierra aire, os liquida a todos. Es un marine. Amiguito. Yo lo he visto, que después del durísimo entrenamiento, vuelven corriendo de una marcha de treinta quilómetros con las mochilas cargadas de piedras, y cantando.
¿Por qué en lugar de dar palos en Haití, no cargan sus mochilas de comida y se largan cantando a repartirla por esas calles impracticables para los camiones?

2 pensamientos en “¡QUÉ BÁRBARO!

  1. Pues eso que cuentas lo venden como “ayuda humanitaria” que no “militarizada”. Qué más dará que se lleven parte de la comida, así habríamos conseguido que esos 500 no tengan hambre en una buena temporada y no vuelvan a dar guerra. El problema es que esa comida no se la llevan esos ni los otros, que siguen esperando pacientemente.
    25.000 soldados anclados en una isla y la logística sigue sin hacer posible el reparto de la comida, cuando lleva ya 5 días en el aeropuerto, tiene narices. La entrega a cuentagotas no quita el hambre a nadie

  2. A mí todo esto me pone de muy mala hostia. No soporto tanta hipocresía por todos lados. Tal vez hubiera sido más humano haber aprovechado el momento y matarlos a todos para que dejaran de sufrir, pero los necesitamos, los necesitamos demasiado, para practicar esa mierda de caridad cristiana que no soluciona nada, pero que nos hace sentir de puta madre…yo, tengo que confesarlo, no he dado un duro, no he movido un dedo por ellos, porque ya no puedo creer en los hijos de puta que mencionas en el escrito anterior, porque el dinero y la ayuda si la quieren dar, ya la tienen, pero estoy cansado de que los de a pie tengamos que salvar los bancos que antes nos habían robado, que tengamos que salvar el planeta que las grandes fortunas nos educan para destruir, estoy cansado de tener que salvar a todos los hambrientos, refugiados heridos en el alma, que sus guerras producen, lo siento, pero no puedo más…si algún día me toca a mí, no le deis ni un duro a esos cabrones, se lo van a quedar ELLOS.

Los comentarios están cerrados.